Ingenio la unión, producción de caña de azúcar, azúcar, electricidad y mieles

agroindustrial, azúcar blanco cristal, azúcar blanco estándar, azúcar crudo y melaza, caña, caña de azúcar, comercializamos ,control de quemas de caña, corporación agroindustrial, energía eléctrica, exportación a granel del azúcar, exportación de azúcar, gestión ambiental, ingenio, ingenio la unión limpieza en seco de la caña ,manejo de desechos industriales, manejo integrado de plagas, mieles vírgenes, proceso agrícola del azúcar, proceso comercial del azúcar, proceso de producción azúcar, proceso industrial del azúcar, producción de azúcar, producción de caña de azúcar, producción de electricidad, producción de mieles, reforestación, responsabilidad social, santa lucía cotzumalguapa
Historia Libro Histórico "De Trapiche a Ingenio,
La Aventura de una Empresa Familiar"

 

Los Tarros y La Unión. La historia de los ingenios: En abril de 1950, Don José García, un próspero comerciante de abarrotes, emprendió una nueva empresa que le llevaría a una de las más grandes aventuras en la historia de la agroindustria de Guatemala, pasaría de vender dulces y abarrotes a cultivar caña y a transformarla en miel, panela y azúcar...Adquirió la Finca Los Tarros y con ella, la mágica pasión que inspira trabajarla y sacarle el jugo a la tierra.
Los Tarros presentaba grandes oportunidades para un visionario como Don Pepe García, pero también grandes retos, pues el ingenio requería mucha inversión de tiempo, dedicación y dinero, prácticamente no tenía más que un trapiche.

Cuando Don Pepe y Doña Ana María Cottone de García adquirieron de la sociedad Aparicio Hermanos, la Finca Los Tarros y sus anexos, la producción anual en los inmuebles adquiridos era de 300 quintales de café pergamino, 2,000 toneladas de caña y 300 cargas de panela, además de unos 300 novillos.
Ingenio la unión, producción de caña de azúcar, azúcar, electricidad y mieles

A pesar de la incertidumbre política causada por el tema de la reforma agraria impulsada por el presidente Jacobo Arbenz Guzmán, Don Pepe García trabajó afanosamente desde el inicio. Con la energía que le inyectó, la Finca Los Tarros empezó a crecer en productividad y desde el inicio de sus operaciones, se incrementaron las cargas de panela, los quintales de café pergamino y el ganado de engorde. Se tuvo un buen desarrollo tanto en café como en la caña de azúcar produciendo panela y mieles vírgenes.

En 1959, la caña de azúcar utilizada para producir panela empezó a ser transformada en mieles vírgenes, que eran vendidas a la destilería de Santa Lucía Cotzumalguapa. Luego, esta añejadora suspendió las compras de miel y entonces en Los Tarros se tomó la decisión de producir azúcar.

Con ese propósito, durante el gobierno del General e Ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes, fue comprada al Estado la maquinaria de la Finca Nacional, llamada Cecilia, situada en San Francisco Zapotitlán, Suchitepéquez. El precio pagado fue de 18 mil quetzales. Se transportaba la caña en tres camiones, cada uno con cinco toneladas por viaje. Otra parte la transportaban veinte carretas de madera, haladas por bueyes, hacia los lugares cercanos al ingenio. Los Tarros era un ingenio que tenía pequeños molinos de 36 pulgadas de largo, cuya capacidad de molienda diaria oscilaba entre 400 y 600 toneladas. Sin embargo la operación del ingenio empezó a crecer. Se adquirió un molino, lo que permitió aumentar la molienda a 1,800 toneladas diarias.

Entre 1950 y 1967, Don Pepe fue el principal responsable de la empresa, sin embargo sus hijos Similiano y Lucrecia estaban a punto de recibir el legado de su padre...valores más grandes que el patrimonio de la empresa familiar: honorabilidad y amor al trabajo.
El hijo mayor de Don Pepe y Doña Anny de García, Similiano Garcia se integró a partir de 1950, como un trabajador más a Los Tarros. Se pasaba meses enteros en el ingenio y las fincas; de esa forma llegó a conocer todos los pormenores del negocio y a todos los compañeros de trabajo en todas las fases del proceso, desde el cultivo hasta la fabricación de azúcar. Se caracterizó siempre por ser un hombre con gran energía humana, lo que le hizo ser el motor más poderoso de Los Tarros, y tiempo después, de La Unión.

Don Similiano supo ganarse el respeto y la admiración de todos, por sus cualidades empresariales y humanas. Su impulso empresarial lo combinó con iniciativas de mejora a todo el personal en las áreas de educación, salud y condiciones de vida en general.

Dado que en terrenos aledaños al ingenio Los Tarros, no existían tierras para continuar ampliando este ingenio, a finales de los años sesenta se adquirieron fincas en zonas bajas de Santa Lucía Cotzumalguapa, en donde se vislumbraba mayor potencial de crecimiento. Y se decidió fundar una nueva planta de producción de azúcar, a la que se llamó Ingenio La Unión.

El Ingenio La Union comenzó operaciones el 20 de enero de 1970 en la Finca Belén, situada en Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla y en su primera zafra produjo 160 mil quintales de azúcar.

Luego se inició el proyecto de ampliación para lo que se necesitó más maquinaria. La mayor parte de los equipos se compraron en Puerto Rico. La primera etapa del proyecto consistía en llevar al ingenio a moler 2000 toneladas de caña/día, y en una segunda etapa llevarlo a 6000 toneladas de caña/día. Al inicio de los años noventa el ingenio ya molía 7000 toneladas de caña/día.
Posteriormente mediante cambios paulatinos, pero sobre todo debido a una mejor gestión del grupo humano de la fábrica, se logró llegar a moler 12500 toneladas de caña/día.

A comienzos de los años 90, cuando existía un déficit en la producción de energía eléctrica en el país y acababa de promulgarse una ley que permitía a empresas privadas participar en la generación de electricidad, se tuvo la visión del potencial de este nuevo negocio y se firmó un contrato con la empresa eléctrica de Guatemala para la venta de energía eléctrica y se empezó de esta forma a cogenerar, usando como combustible el bagazo de la caña de azúcar.
Para lograr cumplir con este contrato se tuvo que hacer grandes inversiones en calderas de más alta presión, turbogeneradores de mayor potencia y cambios significativos en los equipos del proceso industrial, para ahorrar energía y lograr la venta contratada.
Entre los cambios realizados, cabe destacar que este ingenio fue el primero en el mundo en usar motores eléctricos de corriente alterna como fuerza motriz para todos los molinos.
Actualmente se genera suficiente electricidad para ser autosuficiente en el proceso industrial y a su vez se vende al mercado eléctrico nacional 30 MWH.

En forma paralela al desarrollo de la fábrica, se dio una evolución y mejoramiento en el área agrícola. Se estableció el paquete tecnológico del cultivo de la caña, que consiste en preparación de tierras, siembra, fertilización, riegos, control de malezas, control de enfermedades y plagas, así como la cosecha de caña. Esta última incluye corte, alce y transporte, el denominado camino de la sacarosa, planificación y aplicación de madurantes.
La Unión fue el primer ingenio en Centro América en aplicar tecnología biológica para el control integrado y sostenible de plagas. Actualmente éstas se emplean en otros ingenios y países para mejorar la sanidad vegetal.

En el año 2000, como la mejor opción de realizar la transición de la segunda a la tercera generación de accionistas, se firmó un convenio mediante el cual se constituyó el Consejo de Administración, formado por directores externos.
Actualmente se desarrolla un proyecto de expansión que llevará al ingenio a moler 18000 toneladas de caña/día en la zafra 2008-2009.

Ingenio la unión, producción de caña de azúcar, azúcar, electricidad y mieles

 

 


Copyright Ingenio La Unión, S.A. • Powered by SolucionWeb